Siento


Siento tu corazón latiendo agitadamente,
palideciendo ante la incertidumbre,
golpeando tu pecho como si lo desconociera,
derramando más sangre que siempre,
más angustia que nunca.

Siento tu respiración pausada
perdiéndose en un suspiro eterno,
en un temor de ultratumba.

El mundo de nuevo es asco.
La fé de nuevo es utopía,
la mirada clara de nuevo es espejismo.
Siento tus ojos quebrados,
la bruma cubriéndolo todo,
Siento tus manos temblorosas
buscando razones para no sucumbir
ante el libro del desasosiego.

Siento tu pena deslizándose
maquiavélicamente sobre tu cuerpo
como un escalofrío intenso provocado por Hades.
Tiemblo, para tus labios pronunciar ese nombre,
es como si pronunciaras el mío.

Siento como voy desfigurándome entre tus manos,
siento como voy haciéndome polvo,
perdiendo densidad. La nada.
Un lamento es mi suspiro.

Siento como van rodando los pedazos de la verdad,
siento mis palabras huecas retumbando como golpes sobre madera apolillada.

Siento tus ojos observándome
mientras el miedo pone su brazo alrededor de mi cuello,
siento que hay días en los que se nace muerto,
siento que ahora te hablo desde algo que no es mi cuerpo.


Autor: Lucía Ochoa-Figueroa

Archivo del Blog